Nostalgia del Reino

no title

Crear es maravilloso. Hace años, me temo, que dejé la escritura, salvo en momentos extraños, en los que necesitas hacerlo, y vomitas cualquier cosa sobre un papel. Luego la relees y la mayoría de las veces decides que es una mierda, y que no vale la pena el esfuerzo que supondría terminarla.

Pero contar historias es una necesidad para mí, sin importar el medio. Y hace ya muchos años que utilizo los juegos de rol para ello. Durante unas horas, te dedicas a contar una historia junto con un grupo de amigos. Y es extraño como a veces la historia escapa por completo a tu control, a lo que esperabas que fuera en un principio. Y en esos momentos tienes que improvisar por completo, crear tu historia sin posibilidad de rectificar, de borrar. Tu mente tiene que trabajar a un ritmo frenético, mientras a la vez hablas, describes, interpretas personajes. Y acabas agotado, pero extremadamente gratificante.


Share this: