Nostalgia del Reino

no title

Lanzarote es un lugar extraño. Desde el avión podía verla marrón, negra, verde aguacate. Luego descubriría que el marrón es desierto, que el negro es lava, que parece ser la tierra más fértil de la isla, y que el verde corresponde a terreno de arbustos y líquenes. Descubrí también que, salvo el fortín turístico donde me alojaba, el resto de la isla está vacío. Recorres kilómetros y kilómetros sin ver ni coches, ni pueblo, nada salvo el marrón, o el verde, o el negro.

Mis únicas visitas a Canarias habían sido a Gran Canaria, de donde no conozco más que el aeropuerto, y la ciudad, y la autopista entre ambos. Los paisajes de Lanzarote me parecían de otro planeta.



Me pregunto cómo sería en el siglo XIV, cuando llegaron los primeros europeos. ¿Qué pensarían al ver esos paisajes, tan diferentes de su hogar, y tan lejos?


Share this: