Nostalgia del Reino

no title

Como todos los años por estas fechas, anoche salí por Chueca, en las fiestas del Día del Orgullo Gay. Y, como siempre, las calles, los bares, estaban repletos de gente, como no ves en ningún otro momento del año en Madrid. Es increíble ver cómo el Día del Orgullo Gay ha terminado convirtiéndose en la fiesta más grande de Madrid, mucho más que San Isidro o cualquier otra de esas celebraciones decimonónicas.



Otra de esas señales de que el mundo ha cambiado, de que muy poco tiene ya que ver con aquel en el que transcurrió nuestra infancia.



(Y no puedo evitar cierto placer perverso al imaginar qué sentirían ciertas personas en, digamos, los 50’s, si les pudieras explicar que esta sería la fiesta más importante de la capital. Y aún más placer al iamginar qué sienten ciertas personas ahora, al ver todo esto)


Share this: