Nostalgia del Reino

no title

Dos gestos que me han emocionado recientemente:



1. Petrarca escribiendo cartas a Cicerón o Tito Livio, a quienes consideraba sus maestros, sus amigos. Más reales, más vivos para él que mucha de la gente con la que se encontraba a diario. Era un hombre que vivía en otra época, o, al menos, que deseaba hacerlo; y que luchó por intentar recuperarla.





2.El que en los Juegos Olímpicos se conceda de nuevo a los campeones una corona de olivo. Es cierto que Grecia, uno de mis grandes amores, está muerta para siempre. Que los griegos de ahora poco tienen que ver con Eurípides o Platón. Pero esta es una manera de recordarlos, de hacernos sentir que algo de la vieja Grecia continúa vivo.






Share this: