Nostalgia del Reino

En viajes

Algo que le dije anoche a Wyan (mientras tomábamos chocolate y café y tortitas en Gran Vía tras una gran sesión en una discoteca gótica madrileña), y sobre lo que he reflexionado más tarde:



Cuando estás en casa, en un entorno conocido, no te permites cambiar. Tienes una forma definida para esa lugar, para esa gente, y te dejas guiar por la inercia, sin darte muchas veces cuenta de lo que está pasando bajo tu superficie. En los viajes todas esas referencias, todas esas ataduras que te hacen pensar, sentir de determinada forma, desaparecen, muchas cosas que hay en tu interior salen a la luz. Y cuando viajas en un estado desequilibrado, tus viajes pueden llegar a ser muy extraños.



Pero todavía queda una última atadura: los viajes tienen objetivos, y tiendes más a pensar en ellos, en ese nuevo mundo que se abre ante ti (Oh Brave New World that has such people in it). Y está la gente que te acompaña, que te refrenan, que te hace tender a ser la persona que eres en casa.



Nada de eso sucede en los viajes por trabajo. No tienes objetivos, y a menudo viajas solo, o con gente que, por mucho que puedas apreciarles, no has elegido. Nada te refrena, nada impide que todo lo que escondes salga a la luz, que descubras cosas sobre ti que no sabías, que quizás ni siquiera quisieras saber. ¿Eres otra persona en estos viajes? (Un recuerdo: Una madrugada de invierno, en Menorca, cruzando la isla en un descapotable) No. Eres otra persona en casa, donde te escondes, donde estás siempre atrapado.



A veces temo a los viajes de trabajo, a lo que pueda pasarme. En mis peores momentos, sobre todo, intento estar en guardia, defenderme del Tyler Durden que sé que está en mi interior, acechando, esperando su oportunidad para tomar el control. A veces he llegado a sentirlo casi en la superficie, teniendo verdadera influencia en mis decisiones.



Pero este no es en absoluto uno de esos “peores momentos”. Y, en todos esos próximos viajes que me esperan, la sensación es simplemente de expectación, de no saber qué sucederá, quién seré.


Share this: