Nostalgia del Reino

Otoño

Al fin, al fin llegó el otoño… La mejor estación para Madrid, la única, diría, en que esta ciudad es realmente hermosa. Lo encontramos por la mañana, desayunando en el Café Comercial: veías el otoño por los ventanales, veías a la gente vestida para el otoño pidiendo cafés calientes, leyendo periódicos.

Y, por la noche, pude al fin sacar mi abrigo del armario. Está ahora a mi lado, colgado de un perchero. Espero no tener que guardarlo de nuevo hasta al menos abril… Ojalá tengamos una primavera tan fría como la del año pasado.



Bienvenido, otoño. Llevaba mucho tiempo esperándole.


Share this: