Nostalgia del Reino

Irrealidades

Por la noche, en casa de Eu., Wyan defendió en una pizarra la Teoría Cuántica de Campos, nos dio una visión admisible de la renormalización, hizo una exposición del modelo standar. Fue agradable descubrir que, pese a todos estos años tan lejos de la ciencia, todavía no lo he olvidado todo, que aún soy capaz de entender todo eso, que esas viejas ecuaciones, lagrangianos, diagramas de Feynman, no se han convertido del todo en extraños para mí.



Después, en su coche, de vuelta a Madrid, una extraña conversación sobre percepción y realidad, y los peligros de no tener un suelo donde pisar. Aquello que llamamos Realidad, le dije, no es sino un convenio de percepciones compartidas.





Pero esta mañana he despertado con su recuerdo, con el deseo de que el sueño continue, estremecido, poseído. Al lado de eso, todo parece irreal.








Share this: