Nostalgia del Reino

Miedos

Tres de la mañana, el sábado, en Ipswich. Llegamos a Faraday Lane, donde ME vive. Un cartel mostraba a dos vecinos, una niña vestida de blanco, un policía. Todos mirándonos desde el dibujo. El texto decía You are entering a neighbourhood watching area.



Pregunté a ME a qué se referían con eso, y me explicó que se suponía que los vecinos cuidaban de la seguridad de la calle, que vigilaban desde sus casas, y avisarían a la policía si veían algo extraño.



A las tres de la madrugada, no es difícil que tu imaginación se desboque, y me sumergí con facilidad en un escenario de miradas desde detrás de cortinas, susurros, siluetas observando desde la oscuridad. Pude ver claramente a la niña del cartel, apareciendo en mitad de la acera, señalándome con el dedo, diciendo en susurros We’re watching you



Me asusté. Me metí tanto en este cuento de miedo, que me asusté a mí mismo.

Y se lo conté a ME, que se unió rápidamente a la historia, añadiendo detalles: las ventanas cerrándose de golpe, susurros You will be one of us.







Me gustan las historias. Me gusta crear historias, contar historias, hasta a mí mismo.


Share this: