Nostalgia del Reino

Repeticiones

Mi maleta y yo solemos separarnos en Santiago. En mi anterior visita la mandé de viaje sola, a concocer mundo mientras yo tenía el mejor fin de semana de mi vida.

Y esta mañana, al llegar al aeropuerto, la olvidé en la cinta de equipajes, y me fui tranquilamente a la torre. Casi una hora después me dijeron que por megafónía repetían constantemente mi nombre, intentando que acudiera a recogerla, y tuve que ir.

No le importó el abandono: Ha viajado mucho y sabe cuidarse sola. Creo que hasta le divierten esas escapadas, esos momentos de libertad que a veces nos damos.


Share this: