Nostalgia del Reino

Títulos

Ya he contado alguna vez de cómo comenzó este blog, de esa época de pensamiento obsesivo, de ideas acosándome constantemente, exigiendo ser pensadas. Pensaba, entre otras muchas cosas, que este nuevo mundo en que vivimos necesita de un nuevo lenguaje, de nuevos conceptos que aún no tenemos. Y que eso nos hace sentirnos perdidos, perplejos.



¿Y el título? Seamos sinceros… Quería un título llamativo, sonoro… El título fue (como, en cierto modo, lo es el mismo hecho de escribir un blog) un ejercicio de vanidad. Pero a la vez respondía mucho a cómo me sentía entonces, a lo que pensaba sobre mi vida. “desvaríos”, porque pretendía que fuera un blog dedicado a ideas, a ideas respecto a cuyo valor y consistencia no tengo demasiada confianza. Al final, acabé escribiendo sobre mi vida, mis sueños, mis sentimientos.

Y… “una vida absurda”… Cuando empecé a escribir esto me lo parecía. Y tal vez lo fuera. Veía desaparecidos demasiados sueños, y no veía futuro… y el presente, aunque divertido, no me inspiraba nada. Me sentía atrapado, de avión en avión, con mis ansias consumistas, mis problemas de sueño. También eso cambió. Primero poco a poco, comenzando a encontrar un nuevo yo, o, al menos, presagios de un nuevo yo. Y, en Santiago, me enamoré. No sé si mi vida era realmente absurda cuando comencé a escribir aquí, pero ahora no lo es. Extraña, desconcertante, a ratos. Pero de ninguna manera absurda.



Sin embargo… le tengo mucho cariño a este título… No creo que lo cambie, aunque no se corresponda con la realidad.


Share this: