Nostalgia del Reino

Laberintos

Hablando de los sueños, nos dimos cuenta casi al mismo tiempo que ciertas estructuras soñadas serían formas corrientes de locura a poco que continuaran en la vigilia. Soñando nos es dado ejercitar gratis nuestra aptitud para la locura. Sospechamos al mismo tiempo que toda locura es un sueño que se fija.
Sabiduría del pueblo:“Es un pobre loco, un soñador…


de Rayuela, cap 80, de Julio Cortázar



Y en el mundo de la vigilia la locura cotidiana de pequeñas catástrofes, de como una línea recta a tu casa se convierte en un laberinto, en caminos erráticos entre rascacielos, en calles que no llevan a ningún sitio, salvo a cordones policiales, buscando una salida, una senda a casa.


Share this: