Nostalgia del Reino

Edades (II)

Iba a inventar una enfermedad, pero, curiosamente, al final no hizo falta. Ayer pasé toda la tarde en la cama, tan débil que apenas podía levantarme de ella y moverme por mi diminuta guarida.
Pero hoy pude ponerme en pie, e ir a mi entrevista de trabajo. Y después quedé para comer con Tornv., cerca de Plaza de Castilla. Y, entre las conversaciones sobre nuestras vidas, sobre Física y Filosofía, no pude evitar preguntarle qué habríamos pensado si hace seis años nos hubieran contado que yo, trajeado, después de mi entrevista para trabajar en un proyecto para los militares, iría a esperar a que él, trajeado, bajara de las oficinas del banco en el rascacielos.


Share this: