Nostalgia del Reino

Consultando el I Ching

I - El Aumento

Consulté al I Ching, el antiguo oráculo chino, sobre cómo enmendarme, cómo lograr aceptarme, quererme a mí mismo de una vez. Seis tiradas de tres monedas sobre humo de incienso. El resultado fue el hexagrama 42: I - El Aumento.



Es importante emprender cualquier proyecto.
Es propicio atravesar las grandes aguas
.

Debido al sacrificio operante desde lo alto en aras del aumento de lo inferior, surge en el pueblo una disposición de ánimo caracterizada por la alegría y la gratitud, sumamente valiosa para el florecimiento del bien público. Cuando de este modo sienten los hombres afecto por sus príncipes, bien puede emprenderse algo y aun en los asuntos difíciles y riesgosos se logrará éxito. Por eso, en tales épocas ascendentes, cuyo desarrollo se ve acompañado por el éxito, es cuestión de trabajar y de aprovechar el tiempo. La época es similar al tiempo en que celebran sus bodas el Cielo y la Tierra: en que la Tierra se hace partícipe de la energía creadora del Cielo, dando forma y realidad a los seres vivientes. El tiempo del Aumento no dura, por lo tanto es menester utilizarlo mientras está.

Viento y trueno: la imagen del Aumento.
Así el noble: cuando ve el bien, lo imita,
si tiene defectos, se deshace de ellos.


Al observar cómo el trueno y el viento se aumentan y se refuerzan recíprocamente, aprende uno como encontrar el camino hacia el aumento de sí mismo, hacia el propio mejoramiento. Cuando algo bueno se descubre en los demás, debe uno emularlo, haciendo suyo de este modo todo el bien que hay sobre la tierra. Cuando uno observa algo malo en sí mismo, debe quitárselo de encima. Así se libera uno del mal. Semejante modificación ética constituye el aumento más importante de la personalidad.

Y sobre la quinta línea, mutable:

Si tienes de verdad un corazón bondadoso,
no preguntes. !Elevada ventura!
De cierto la bondad será reconocida como tu virtud.


La verdadera bondad no calcula, ni pide dignidad y gratitud; más bien sus efectos se despliegan según una necesidad interna. Semejante corazón realmente bondadoso ya se siente recompensado al encontrar reconocimiento, y de tal modo el influjo de la bendición se expandirá sin impedimentos.





Crecer, aprovechar el tiempo que tengo, hacerme grande, hermoso y bueno, καλὸς κἀγαθός. Sólo entonces me querré de verdad, parece.
Eso, y atravesar las grandes aguas.

Share this: