Nostalgia del Reino

Dos notas breves en una mañana de cabreo

1. ¿Qué derecho tiene el gobierno a cerrar arbitrariamente una plaza? ¿No existe ya el derecho de reunión? De todas las barbaridades que estamos viendo en los últimos tiempos esta es quizás la más terrible. Ya no se trata de una lenta erosión de las libertades, sino de una acción que en una democracia debería ser impensable.
(Y por cierto: ¿tanto quejarse de que se perjudica a los comerciantes de Sol, ¿y ahora se cierra la plaza? Supongo, y es lo justo, que les indemnizarán por estos días de cierre forzado. Con mis impuestos. El gobierno me prohíbe ir a comprar a unas tiendas y después indemnizará con mis impuestos a sus dueños.)

2. Los Mercados no están atacando a España. Queda muy bien en los titulares de los periódicos, pero es falso. Atacar significa tomar una acción, y los mercados simplemente no están haciendo todo lo que se espera de ellos. España subasta bonos, y los precios de la subasta resultan más bajos de los esperado. ¿Y? El problema no es que el diferencial de deuda suba. El problema es el que la viabilidad de un Estado (hasta del Estado más poderoso del mundo, como Estados Unidos) dependa de si un inversor privado decide o no prestarle su dinero. El problema viene de que hemos elegido que los Estados no tengan recursos para mantenerse a si mismos, y dependan del crédito privado. Y el próximo noviembre los ciudadanos votarán en masa a un partido que quiere que los estados tengan aún menos recursos y dependan aún más de esos inversores privados. Así que nada de quejarse luego. Y si eres periodista nada de escribir titulares sobre el malvado acoso a tu país.


Share this: