Nostalgia del Reino

Por qué (sí) haré huelga

La semana pasada contaba mis razones para no ir a la huelga.

Ayer, afortunadamente, eso cambió, y los andaluces me volvieron a dar algo de esperanza de este país. Castigaron, como merece, al PSOE por su mal gobierno y la corrupción, y perdió las elecciones. Pero ese castigo no supuso abrazar la política del PP, permitir que esos mismos que tanto les desprecian (basta leer hoy Libertad Digital para ver lo que la derecha piensa de los andaluces) les gobiernen.

Los andaluces me demostraron anoche que quienes creemos en una sociedad más justa no somos una minoría tan pequeña como esperaba, y que por ellos vale la pena hacer el sacrificio de la huelga, aunque sea igualmente un fracaso.

España necesita una reforma laboral muy profunda, que termine con las dos castas de trabajadores que hay ahora. Pero no es esta. El proyecto del PP sigue manteniendo el sistema de castas, simplemente restando derechos a ambas.

¿Las pegas? Que, aunque la única alternativa realista fuera mucho peor, realmente el PSOE no merece gobernar Andalucía. Y que para salvar la izquierda el voto se marchó a la vieja IU, el mismo partido que tantas veces ha fallado a esa izquierda, que ha permitido gobernar en Andalucía, que representa unas ideas, un siglo XX, completamente caduco. Que el ecologismo político no es capaz de despegar en España, por más que lo necesitemos. ¿Cuánto más destrozo es necesario para que reaccionemos?


Share this: