Nostalgia del Reino

La Estrella de la Mañana

Uno de mis temas es el horario español, lo equivocado de estar en el mismo huso horario que París o Berlín, cuando el que nos corresponde es el de Londres, y como ese desplazamiento horario hace que nuestros horarios sean tan distintos del resto de Europa, que nos levantemos más tarde, comamos más tarde, cenemos más tarde, nos acostemos más tarde (en realidad lo que hacemos es seguir la hora solar, que es un imperativo mucho más poderoso que lo que dicen nuestros teléfonos móviles).

Sobre todo, ese horario me obliga (¡a mí!) durante la mitad del año no sólo a despertar de noche, que no me importa, sino a entrar de noche al trabajo, con la sensación de que no es justo, que se va la vida encerrado en la oficina, prostituyendo las Matemáticas para vender gas.

Pero todo tiene su lado positivo. Esta mañana, al salir del metro, un bello espectáculo en el cielo, antes de que el Sol lo llenara todo: entre las nubes, la Luna y Venus brillaban juntos.
Caminé feliz hasta el trabajo bajo la Estrella de la Mañana.




(Tuve, tristemente, que usar el iPhone para confirmar que era Venus. En su momento, como casi todo el mundo, entré en la Facultad de Física para ser Astrofísico, pero pronto me vi atrapado por una belleza muy distinta,la perfección formal de la Geometría, y me centré más en los reinos platónicos que en los celestes)


Share this: