Nostalgia del Reino

Mis películas del 2015

Ha sido el 2015 un año extraño. Y difícil, muy difícil. Me he perdido, seguro, mucho cine al mudarme de Madrid a Viena (donde, mientras no aprenda alemán, sólo puedo ver cine en inglés, o el poco cine en español que llega, o, a lo sumo, intentarlo con mi limitadísimo francés). Así que mi 2015 cinematográfico ha sido pobre, muy pobre. No sé si habrá joyas que se me hayan escapado. Espero que sí.

En cualquier caso, no tengo ninguna duda de cuál es la gran película del año:

Bridge of Spies (Steven Spielberg)

La película perfecta: dirigida por Spielberg, con guión de los hermanos Cohen, y con un Tom Hanks maravilloso. Desde los primeros planos, sabes que estás viendo Gran Cine, del que apenas ya se hace. Esto es lo que en su día debían sentir los que tenían la fortuna de ir a los estrenos de Hitchcock y James Stewart.


Y ha sido es todo. Las dos que mencionaré ahora son, desde luego, buenas películas, pero de ninguna manera parte de ese Gran Cine, de ese gran saco donde van los Ford, Hitchcock, y sí, a veces Spielberg.


The Force Awakens (J. J. Abrams)

Porque me hizo volver a creer, porque durante dos horas volví a sentirme como un niño, feliz e inocente, lejos de los destrozos que Lucas había infligido a su saga con las secuelas.


What We Did on Our Holiday (Andy Hamilton, Guy Jenkin)


“Mi Último Verano en Escocia”, en castellano. Una sencilla comedia sobre la familia y la muerte, la infancia y el a menudo absurdo mundo de los adultos (¿de verdad se pueden tratar esos temas tan bien como esta película lo hace y ser realmente “una sencilla comedia”?). La vi justo tras el funeral de mi madre, y me dio una inesperada paz que necesitaba con urgencia.



Share this: