Nostalgia del Reino

Number 11

Anoche, en la exposición sobre el Expresionismo Abstracto, en la Royal Academy, no fue, como habría esperado, alguno de los Rothkos lo que más me impresionó, sino el Number 11, o Blue Poles, de Jackson Pollock.

Number 11

Quizás porque así percibo ahora mi vida. El más absoluto caos, sin ningún mensaje aparente, ni un camino claro. Una ininteligible sucesión de hechos (desgracias y bendiciones, pero más desgracias que bendiciones) demasiado grandes, demasiado abrumadores. La vida, al final, no parece ni una habitación ni un camino, ni escaleras ni serpientes.

Sin embargo, en 1950, cuando Time citó una crítica donde se describía la obra de Pollock como caótico, este respondió contundentemente con un telegrama: “No chaos, damn it.”. Todo en su obra, es intencional. Hay un patrón, hay un orden que él veía, y que yo no.

¿Es también así nuestra existencia?

Snakes and Ladders

Hace ya doce años que publiqué, en los inicios de este blog, esta cita de Hijos de la Medianoche, de Salman Rushdie:


All games have morals; and the game of Snakes and Ladders captures, as no other activity can hope to do, the eternal truth that for every ladder you climb, a snake is waiting just around the corner; and for every snake, a ladder will compensate…but I found, very early in my life, that the game lacked one crucial dimension, that of ambiguity - because, as events are about to show, it is also possible to slither down a ladder and climb to triumph on the venom of a snake.


En estos días, más que nunca, mi vida es un reflejo de esa ambigüedad. Lo que aún no sé es si he caído por una escalera hasta el punto de partida, o si estoy escalando gracias al veneno de una serpiente. O ambas cosas a la vez.

Paterson

Paterson, la nueva película de Jim Jarmusch es un pequeña joya, una pieza sin grandes ambiciones, pero que alcanza sobradamente su objetivo. Y de esas obras donde lo importante no es el argumento (que podría contar aquí de principio a fin sin que el placer de verla disminuyera lo más mínimo), sino la verdad que rezuman.

Desesperanzas

Este terrible 2016 es el año en que estoy perdiendo toda esperanza en la raza humana, en el futuro de nuestro planeta, en mi propio futuro.

Götterdämmerung

Escuchando a Wagner en esta mañana de domingo, pensando en la terrible compatibilidad de ser un espantoso antisemita con la capacidad de crear música tan bella como la suya.


Furtwangler: Siegfried's Funeral March from Gotterdammerung